SWEET MATITOS CIERRA LA 2ª JORNADA DE LA PASARELA 080 BARCELONA FASHION

Diseñadores
30 Ene 2018 - 00:00

La firma de moda mujer Sweet Matitos ha cerrado los desfiles de la segunda jornada con su propuesta “Winter Ball Season” para otoño-invierno 2018-19 en el Recinto Modernista de Sant Pau. La firma de moda mujer que debutó en la pasada edición de verano nos traslada ahora a una aristocrática casa de campo donde se preparan para la noche de fin de año con diseños ricos en detalles y cuatro líneas distintas que presentan desde flores invernales hasta espectaculares trajes de noche.
 
Por la mañana, ha sido la moda masculina la que ha abierto la pasarela de la mano de las firmas Jnorig y la debutante MANS Concept Menswear. El joven diseñador Javier Girón ha presentado, con su marca Jnorig, “AW18”, una colección que se inspira en la fusión de dos culturas muy distintas: la inuit que habita en el frío noroeste de Canadá y los semitas del cálido desiero árabe. El resultado es una línea declinada en blanco, gris y negro en la que destaca una superficie agrietada que da carácter a las prendas. Texturas animales y juegos geométricos definen una propuesta muy personal.
 
Por su parte, MANS Concept Menswear ha mostrado la colección “Make America great again” que toma su inspiración de los uniformes de los colegios de Nueva York. El creador Javier Álvarez se divierte con la mezcla de tejidos, pues trabaja tanto clásicos de la tradición de sastrería como otros tecnológicos en unos looks que subvierten el estilo college para hermanarlo con el streetwear y una nueva sastrería donde las originales americanas son protagonistas.
.

 
Oscar León ha sido el siguiente sobre la pasarela con su colección para otoño-invierno 2018-19 “I will do it, whatever you think” dirigida a una mujer fuerte y decidida. El creador se mantiene fiel a su estética transgresora y urbana y a una paleta cromática sobria y oscura, donde manda el negro, el gris, el verde khaki con un toque de beige. No faltan los tejidos innovadores como el cuero texturizado de los pantalones o el algodón manipulado y pintado a mano en unas camisetas y sudaderas que destilan el mejor estilo Óscar León.
 
Para cerrar la jornada matinal Txell Miras ha presentado su colección “Akelarre” inspirada en la Santa Inquisición y la caza de brujas. El desfile ha arrancado con una insual puesta en escena para luego dar paso a looks en blanco, gris y negro que presentan las asimetrías y superposiciones características de la diseñadora catalana teñidas ahora de un halo de temor y recogimiento.
 
Ya por la tarde, Pablo Erroz ha abierto la pasarela con “Goals”, su colección para el otoño-invierno 2018-19 que cierra la trilogía formada por sus dos propuestas anteriores. “Goals” habla de las metas y se concreta en siluetas que miran al futuro. Se trata de una moda agender ejecutada en tejidos naturales como la piel y el algodón que mezcla estilos e influencias para looks que no pasan desapercibidos.
.

 
Krizia Robustella ha cogido el testigo con su propuesta “Trendy Flock” con la que articula una colorida crítica irónica a la juventud actual. La ilustradora Susana López ha colaborado en esta colección y sus dibujos han decorado sudaderas y chaquetas, prendas básicas de la moda de Robustella cuyo streetwear es inconfundible.
 
Por su parte, Miriam Ponsa ha elevado el tono de crítica social con su colección “La marcha de la sal”, que, según palabras de la propia diseñadora, se trata de un “manifiesto no solo estético sino también político”. Ponsa se inspira en la histórica marcha de 300 km de Mahatma Gandhi –asesinado tal día como hoy hace 70 años- pues reconoce su “necesidad de plasmar la lucha pacífica por el derecho a decidir de nuestro pueblo”. Tradición e innovación se dan la mano en esta comprometida colección que apuesta por siluetas oversize y por la técnica del transfer sobre piezas de punto y tejidos plisados que se agrietan.
 

Antonio Miro ha sido el penúltimo en subir a la pasarela con su colección “Trekking” para otoño-invierno 2018-19. Se trata de una propuesta de moda hombre y mujer que destila cierta nostalgia de la infancia a través de jerséis de punto, capelinas, pantalones lana, abrigos y calcetines largos de lana. Los tejidos de cuadros, las camisas a rayas y prendas acolchadas conviven con piezas de la sastrería que caracteriza a la firma desde sus inicios.